Boda en el Campo con Actividades

Carmen y José Luis querían que en su boda hubiera naturaleza, deporte y sobre todo que las personas que habían marcado su vida disfrutaran con ellos de un día maravilloso. Querían evitar una boda formal y convencional, que su unión se convirtiera en algo frívolo, enfrentado con su estilo de vida y sus principios.

Me contaron que cuando se conocieron, ambos participaban en una gran maratón, Carmen vio a José Luis que no podía más y le dijo una frase que les marcaría desde entonces: “Libera tu mente, pégate a mi y sigue el ritmo”. Tuve muy claro que aquello debía ser el leitmotiv que no sólo marcaría su relación, sino que también marcaría su boda. Así pues nos liberamos de todos los “convencionalismos bodiles” y creamos aquella maratón de boda en el campo con actividades deportivas, considerando en todo momento la comodidad y disfrute de todos sus invitados, deportistas y no tan deportistas.

Elegí para ellos una localización indiscutible, con diferentes espacios con versatilidad suficiente para ceremonia, almuerzo, instalación de vestuarios, actividades al aire libre como orientación, rugby, juegos infantiles, zona de siesta y chill out, cena, torneo de play station, fiesta hasta el amanecer y como no, alojamiento para invitados tanto españoles como internacionales.

La decoración debía ser natural, como autóctona de la propia finca y sencilla, ya que el entorno era precioso y no requería más adorno. Gastronomía de la zona en un lugar único rodeados de montañas, árboles y caballos, mucho mimo para que los invitados se sintieran a gusto y despreocupados, espíritu deportivo, diversión, cuidado en los detalles y diversión a tope… como poder, se podría pedir más, pero me quedo con las expresiones felices de los invitados desde que llegaron hasta que se despidieron.

Foto: STB Estudio